miércoles, 12 de mayo de 2010

Sensación agridulce

Hoy Zapatero ha anunciado un ligero recorte del gasto público para intentar reducir el déficit público. Por un lado quiero felicitarle por dar el paso de romper tabúes y dejar atrás la demagogia de "lo social", aunque haya sido empujado por las circustancias. Por otro, animarle a que le coja el gusto y "de perdidos al río".
No estoy de acuerdo con Rajoy cuando dice que es el mayor recorte de derechos de la democracia ya que se ha limitado a una pequeña reducción al gasto en salarios, recortes en inversión pública, una pequeña racionalización del gasto en la ley de dependencia y una pequeñísima en el gasto farmacéutico, la eliminación de un lujo de país rico como el cheque-bebé, la congelación durante un año de algunas pensiones y la reducción de 600 "míseros" millones de ayuda externa y de solo 1.200 en transferencias a las voraces administraciones autonómicas y locales. Es cierto que hay otras partidas donde reducir, y mucho, pero por algún sitio hay que empezar y nunca empezaremos si nos ponemos a discutir dónde hay que recortar primero. El discurso que hoy ha hecho Rajoy me ha parecido tremendamente desacertado en el fondo y es que considero que hoy sí era un día para ser blando y pasarle un poco la mano por el lomo al nuevo ZP.
Es cierto que hay que reducir en otros sitios, pero no en lugar de lo anunciado hoy sino además... y aún así la cosa se queda corta. Y no es bueno regañar a un niño que empieza a andar cuando da su primer paso solo porque no lo hace perfectamente, al contrario: hay que felicitarle.

1 comentario:

Rafael del Barco Carreras dijo...

ZAPATERO, RECORTE DEL GASTO PÚBLICO. SE INICIA EL CRAC ESPAÑOL.



Rafael del Barco Carreras



13-05-10. No quiero pecar de pedante, ni menos admitir que fuera catastrofista, pero lo repetía en mi castigada web www.lagrancorrupcion.com antes de las elecciones del 2008, cuando oficialmente la Crisis era una turbulencia culpa de las hipotecas ninja americanas. No solo yo, cualquier ex promotor inmobiliario con mínimos conocimientos académicos de economía, y libre de ataduras y condicionantes político sociales, comentaba con solo mirar tanta grúa y echarle un vistazo a las estadísticas de producción y venta de viviendas, y máxime observando la escalada de precios de un mercado que no vendía, y lo vendido mal y hasta delictivo, que “esto reventaría”. Y si además ese alguien ha sufrido la GRAN CORRUPCIÓN de quienes ostentaban el Poder hace 30 años y continuarían con hombres a lo Narcís Serra, el resultado era evidente.



El euro, aprovechado hasta la extenuación, alargó la agonía favoreciendo la escalada de precios ficticios inmobiliarios y las descaradas manipulaciones en bolsa, con las inmobiliarias repartiendo vía información privilegiada decenas de miles de millones de EUROS. Cuanto más valor hipotecario o en bolsa más crédito exterior, “titulaciones”.



Lo malo y peor es que lo sabíamos los aficionados, los espectadores críticos por profunda experiencia, pero también y más los profesionales de las finanzas y la política lanzados a masivas OPAS, fusiones, y compraventas ficticias entre los años 2005 al 2007. De juzgado de guardia. Las ratas abandonando los barcos que les habían hecho multimillonarios en todos los paraísos fiscales del mundo.



¡El crac se inicia! Las cifras que necesitará España cuadrarían rocambolescamente con lo robado a través del FRAUDE PIRAMIDAL INMOBILIARIO al ahorro nacional y deuda exterior. Dicho, parecido a cualquier vulgar república bananera o sudamericana, la deuda exterior cuadraba con los saldos en Suiza y similares de los magnates y políticos.



La cúspide de la política y las finanzas españolas ha resultado un estafador refinado. De los convencidos que sus víctimas no tienen más remedio que seguir prestando porque de lo contrario les arrastrarían. Saben que no podrán pagar jamás pero siguen pidiendo y prometiendo lo que por estructura propia no pueden cumplir. Los nuevos euros pasando por el oligopolio financiero desaparecerán como el agua en un cesto de mimbre. Por de pronto descarada especulación en Bolsa. Pero ¡cuidado! Si parece que no se contempla legalmente la expulsión de un país del euro… los alemanes, a nivel de calle, dicen en un 60% que se saldrían. El corralito argentino sería una nimiedad comparado con España.



Por lo poco publicado, si la inyección de euros nuevos en 2008 alargó la agonía, añadiendo el aval del Estado a las cajas y bancos en la colocación de sus emisiones y créditos del exterior, dudo muy mucho que la nueva liquidez a través del BCE enderece, y menos con recortes presupuestarios y de inversión pública, el inmenso pozo sin fondo español con 17 comunidades generando un gasto incontrolado e incontrolable que de recortarse provocará poco menos que la toma de la Bastilla.



Insisto, más importante que el agujero presupuestario es el crac de las cajas y caixas. Los viejos contables diríamos… ¿Cuánto falta en la caja? ¿Cuánto nos han robado? ¿600.000 millones de euros?